25 marzo, 2018

243º de 365 · IT-WEB

  El mismo día 19 de marzo, tal como un pantallazo en el monitor del PC de nuestra consulta ya nos venía anunciando cada día desde poco más de una semana antes, tras un apresurado, mal transmitido, peor entendido, muy protestado y poco accesible "cursillo" acelerado, se puso en marcha el Nuevo Programa de Gestión de la Incapacidad Temporal; IT-WEB.

   Para evitar suspicacias, dicho regalo del Dia del Padre ha venido dirigido igualmente a doctores y doctoras.

   Mi mujer dice que soy un cenizo, pero yo tenía claro que la primera IT, que hubiese que tramitarse en mi centro mediante el nuevo programa, había de tocarme a mí, por el mismo motivo que tengo el record de pacientes positivos en el programa PREVECOLON, el cual odio.

   Y así fue, y pacientemente fuí dando todos los pasos y rellenando todos los campos que el programa me pedía. En unos casos intuitivamente, en otros guiado de lo poco que aun recordaba del "cursillo" y casi todo el tiempo por el método prueba-error.

   Tras un incontable numero de "clics", tecleados y alocados paseos del cursor del ratón por toda la pantalla, seguía sin aparecer la ansiada ventana con el mensaje "¿desea imprimir el parte de baja?".

   Pedí ayuda a la compañera de la consulta contigua que, con solo un par de clics, logró borrar toda la información que con tanto esfuerzo había conseguido introducir. Asi que amablemente la liberé del compromiso de seguir ayudándome y opté por pedirle a la familia de la interesada; era una "baja por poderes", que se pasaran al final de la jornada, ya que el habitual retraso se había incrementado notablemente, a ver que se podía hacer.

   Llegado el momento, auxiliado por otras dos colegas; la ya conocida "cabeza borradora" y otra a la que se suponía más ducha, al ser la que nos había impartido el mencionado "cursillo". Tras actuar, como se haría con ese aparato electrónico del que no tienes las instrucciones; apretando todos los botones y encendiendo y apagando varias veces, conseguimos por fin facilitar al usuario el parte de baja solicitado: 

TRES MÉDICOS, MÁS DE DIEZ MINUTOS Y DOS VISITAS DEL INTERESADO
PARA HACER UN PARTE DE BAJA. 

   Y, lo que es peor, sin saber como lo hicimos ni tener ninguna garantía de que no haya que repetirlo por contener algún tipo de error.

   La propia administración en la presentación oficial mostraba algunos "peros" al programa...




   Tras haber realizado nuevos partes de IT, por suerte con alguna mayor agilidad que en el primero, e incluso un alta y un parte de confirmación, me encuentro en condiciones de añadir otros "peros" que me parecen igualmente importantes:

   He contado los clics, desplazamientos de cursor y de ventanas, busquedas y elección de opciones en listados y tecleos obligatorios del antiguo programa y del actual. He podido comprobar que la IT-WEB supone de media tres clics más, dos tecleos más y más del doble de desplazamientos, movimientos por ventanas y, sobre todo, búsquedas a lo largo de ventanas y sub-ventanas, ocupando el mérito de la mayor demora "En Busca del C. N. O. (Codigo Nacional de Ocupación) Perdido".

   Todo ello puedo afirmar, sin temor a exagerar, que duplica el tiempo que se invierte en la actualidad en tramitar un parte de baja, respecto al programa anterior. Aunque, siendo justos, no ocurre asi con los partes de confirmación y de alta, que se realizan casi igual que antes.

   Todavía nos queda por ver que pasará cuando haya que subsanar los errores, que con toda seguridad se producirán, con el nombre de la empresa, el puesto de trabajo, la entidad de pago, esas altas automáticas por incomparecencia y otras circunstancias que nos obligarán, a ponernos en contacto con la inspección médica mucho más a menudo de lo que lo veniamos haciendo; contactos que ya se habían hecho mucho más frecuentes desde que se puso en marcha el visado electrónico. Nos han asegurado que los errores de ese tipo que se produzcan los resolverán otros agentes de la adminitración, pero no se puede uno fiar, el usuario contrariado en primera instancia vendrá a reclamar al médico. 

   Toda esta mayor carga burocrática tengo la impresión de que no se ve suficientemente compensada por la aparente ventaja que supone, tanto para el paciente como para los médicos de AP (Atención Primaria); actores directos de dichos trámites administrátivos, la reducción del número de visitas innecesarias en las bajas de media y larga duración, al haberse alargado los periodos de revisión para los sucesivos partes de confirmación.

   En resumen, y a pesar de las reiteradas manifestaciones en contra por parte de los médicos de AP, la nueva IT-WEB supone, aunque sea solo un poquito más, mayor carga administrativa para nosotros, probablemente en beneficio de otros, y dirigido a unos fines que poco tienen que ver con una atención de mayor calidad al paciente o con descargarnos de una presión asistencial que está llegando a límites que atentan seriamente contra la salud laboral. 

   Este es uno de los principales "peros" que se le puede aplicar a casi cualquier "mejora" que se les ocurre a nuestros ingeniosos compañeros de "la moqueta". Pero hay otro aun más censurable que se repite hasta la saciedad: el agravio comparativo de la AP con la AE (Atención Especializada).

   Una y otra vez La Administración demuestra que nos mide con doble vara; cara a la galería somos lo mejor de lo mejor, el puntal de La Sanidad del país pero, por otro lado, cualquier innovación tecnológica, cualquier eficaz nueva terapia, cualquier sofisticada mejora en general, es accesible a la AE casi en exclusiva, en detrimento de nuestras posibilidades diagnósticas y terapéuticas, quedando además, cada vez que se establecen dichas diferencias, como tontos de baba; da la impresión que geneticamente determinados, cuando no; aun peor, como individuos de dudosa integridad moral,  siempre que se nos restringe el acceso a determinados medios o prescripciones basandose, por ejemplo, en que son muy caras o peligrosas.

   Por el contrario, cuando hay algún asunto feo y farragoso, burocracia trasnochada, manejo extraclínico o derivado de problemática social; la morralla de La Sanidad, vamos..., eso es para la AP, claro.

   ¿Para cuando la integración de la AE en la Receta Electrónica, en la IT y hasta; ¿por que no en determinados casos?, la visita a domicilio?

   Dos días después se ha celebrado una jornada de huelga de escasos seguimiento y repercusión mediática, convocada por el sindicato AMYTS (Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid) en defensa de la dignidad profesional, que tiene mucho que ver con todo lo expuesto anteriormente. Por supuesto a mí me asignaron servicios mínimos.

   Por la tarde acudí al ICOMEM (Ilustre Colegio de Médicos de Madrid) a una reunión que, a su vez, versaba de nuevo sobre la relevante figura del médico en La Sanidad y el deterioro que ha venido sufriendo en las últimas décadas a costa de las políticas de las sucesivas administraciones.

   Había en la mesa de debate figuras muy implicadas tanto de las principales fuerzas políticas; salvo del PP, como, sindicales autonómicas y de las instituciones médicas representativas asi como el propio Presidente del ICOMEM. El aforo no fue ni de lejos tan abultado como el que se produjo cuando la "Marea Blanca".

   Quedó claro que todos somos muy conscientes del mal que se nos ha hecho, del deterioro de La Sanidad Pública, a pesar de que aun mantiene un buen lugar en cuanto a eficacia en el ranking mundial, y el feo porvenir que se preveé si no cambian las cosas. Estuvimos poco más de dos horas lamiendonos lasa heridas; muy sentidos y elocuentes discursos, pero poc ganas de "liarla". La ingenua conclusión a la que más o menos se llegó es que todo será mucho mejor cuando no gobierne el PP.

   Me van ustedes a perdonar, pero en mis cuarenta años de ejercicio profesional, habiendo sido gobernado por diferentes partidos políticos, puedo asegurar que ninguno ha movido un dedo; lo que se dice moverlo de verdad, en mi favor como médico. Y creo que va aseguir siendo así gobierne quien gobierne mientras no salgamos a "liarla". 

    Vosotros vereis, a mi me queda poco más de una primavera para ver el toro desde la barrera. Que sepais que no se pueden pedir "peros" al olmo.