09 mayo, 2012

En busca del tiempo... I. Este blog

  Me parece mentira, pero hace ya más de siete años que comencé (y tan solo eso hice) la publicación de este blog. Después me olvidé de él.
  Gracias a la eficacia de los administradores de los recursos de Internet, cuando ya lo daba por perdido y me planteaba crear algún día uno nuevo, lo he recuperado y ello me ha impulsado a continuar hoy lo que tan solo esbocé entonces.
  A pesar de que las herramientas para su creación y edición se han simplificado a lo largo de todo este tiempo y, por tanto, no parece tan difícil conseguir publicar e incluso darle un aspecto vistoso, sigue costándome a partes iguales tanto su manejo como acabar de encontrarle la utilidad divulgadora que sin lugar a dudas ha de tener.
  Siete años han pasado y, sin embargo, la idea con que lo inicié; que en el titulo de manera no poco explicita puede ya adivinarse, sigue hoy igual de vigente, lo que no deja de ser lamentable.

 Pero no hay que preocuparse; no digo yo que algún otro quejido se me escape; como afectado que soy, que sin  querer despierte la lastima del ajeno y atraiga la connivencia del propio, pero, ante este pésimo mundo, aun me siento lo suficientemente optimista como para complacerme también en regalar alguna que otra varieté cuando se tercie.

  Voy a edificar este blog poco a poco como nuestros ancestros  construían lo que había de durar para siempre: con una de cal y otra de arena.

No hay comentarios: